Tlfs: 91 494 45 24 - 608 408 159 - Creando paginas web desde 2001 - Diseño web, Diseño gráfico, SEO y SEM info@ideaweb.es

Si estás aqui es porque crees o al menos percibes que tu web es un asco. Millones de personas piensan como tú: «mi página web apesta«. Hay más de 16 millones de entradas en Google que confirman este problema.

Como ves, no estás solo. Más de 8 millones de búsquedas en Google dicen que “mi web es un asco”. La mala noticia es que esto no sirve de consuelo, tu sigues teniendo un porquería de web y lo que te interesa es que tu negocio funcione y la web te ayude a traer clientes, es así ¿no?..

Veamos, la página web no te funciona, quizá elegiste mal desde el principio, porque una buena base son los pilares de un proyecto de futuro y éxito. Internet ha cambiado, una página web ya no es algo efímero y estupido que te haga un «chavalillo» o un cualquiera por 4 euros, una página web es una cosa seria, al menos si quieres competir con otras empresas o negocios de tu mismo sector y no tirar el dinero.

 

Mi página web es antigua y no me sirve para nada

La gente que tiene un negocio que no funciona bien en internet se hace las mismas preguntas que tú:

¿Para qué sirve una web? Más de 9.000 millones de búsquedas en Google
¿Merece la pena tener una web? Más de 85 millones de entradas en Google

Despierta, esto es la vida real. Muchísimas personas creen que todas las páginas web son iguales y que todos hacemos las páginas web de la misma manera, por eso optan por web cutres, baratas y parrilleras, con poco dinero o peor aún sin invertir ni un euro en una página web decente y rentable. Piensan que el dinero cae del cielo por tener cualquier cutre-web de tres al cuarto. Quienes así reflexionan están condenados al fracaso absoluto, nadie te regala una web mas barata, a menos que des alguien que le guste hacer de ONG de las webs.

 

Pero ¿merece la pena tener una web?

Otro grupo de personas sí sabe que una página web es esencial en el mundo de la globalidad, pero no le dan la importancia que de verdad tiene. Suelen hacer caso al cuñadismo o a su amiga o amigo informático frustrado que les elabora un sitio web chapucero de andar por casa. Claro, luego no les funciona ¿qué esperabas?, pues: Mi web es un asco, otra vez.

Algunos profesionales, autónomos, emprendedores o pequeñas y medianas empresas optan por hacerse una web rápida y gratuita en media hora. Son webs de urgencia sin ton ni son: eligen una plantilla al buen tuntún, meten una ocurrencia por aquí y redactan o copian contenidos de relleno que no dicen nada a nadie. Ven esos anuncios en los que unos seres de luz han pagado millones por aparecer en los anuncios regalando paginas web que otros cobramos por uno poco de euros, que empresas gigantes y maravillosas nos protegen a los consumidores ¿vedad?. Las debe de poner el ayuntamiento.

Un cuarto grupo de soluciones van a lo loco. Son conscientes de que una página web en condiciones abre puertas y multiplica las posibilidades de tener éxito. Pero son impulsivos, lo quieren todo ya mismo, sin reposar ni un instante. Para estas personas la vida es aquí y ahora, carpe diem, mejor es lo inmediato y rápido que lo excelente y meditado con cabeza fría. Sus cabezas calientes lo quieren todo como las niñas y los niños caprichosos: mañana es demasiado tarde. Su visión de túnel no les deja ver el futuro. Se atiborran de presente sin medida: todo lo quieren ahora, ganarlo todo en un abrir y cerrar de ojos. Al despertar de su ignorancia, la realidad pura y dura suele golpearlos con saña, despiadadamente, sin compasión alguna.

Estas soluciones falsas o pseudo-soluciones no sirven para nada. Una web bien pensada necesita un estudio previo al detalle. Saber qué quieres vender y cómo hacerte un hueco en la selva de internet.

Todo proyecto que necesite resultados debe ser realizado por profesionales. Realmente si merece la pena tener una web, claro, si tienes un sevicio o producto buenos, decente y profesional, no puedes vender basura y que la web haga magia.

 

Una web que merece la pena

Una buena web se basa en varios conceptos fundamentales:

  • Imagen atractiva y estética impecable (diseño + UI + UX)
  • Arquitectura web interna coherente (SEO + UI + UX)
  • Contenidos originales, relevantes y de calidad (copywriting + SEO)
  • Capacidad de hablar y de interactuar en tiempo real con tus visitantes y potenciales clientes (diseño+desarrollo)
  • Habilitar una carga rápida de tu web (Optimización + SEO)
  • Que tu web sea responsive, esto es compatible con smartphones y tablets, a día de hoy es indiscutible, no es un extra, es que debe serlo.

Si tienes un primo o un amigo que hace todo esto, tienes un tesoro. Aunque ten cuidado porque los «amigos informáticos» son una fuente de: Mi web es un asco. Los favores gratuitos acaban mal casi siempre.

Y todo ello requiere mucho conocimiento, trabajo, diseño y planificación. Diseño y más diseño. Diseño conceptual y diseño práctico, SEO, Experiencia de usuario, Diseño de interfaces web… No se trata de hacer páginas web bonitas y artísticas, sino de ejecutar sitios web eficientes y equilibrados. Webs que te permitan captar clientes, vender más y que consigan para ti y tu negocio una reputación online intachable.

 

¿Por qué falla mi web?. Por qué Mi web es un asco.

Las razones son múltiples, pero pueden reducirse a dos problemas esenciales: no generas tráfico web suficiente o la gente entra en tu web y se larga a las primeras de cambio. Si tu web no es atractiva, es lenta o tiene una arquitectura de la información espontánea y sin planificación: Mi web es un asco, de nuevo.

Vamos con los principales errores o problemas. Seguro que te reconoces en todos o muchos de ellos.

  • Tus contenidos son fatales, de bajísima relevancia, no interesan a nadie. No piensas lo que escribes. Redactas a impulsos, lo primero que se te viene a la cabeza, no miras qué busca la gente en internet ni ves lo mucho y bueno que hacen tus competidores directos.
  • No ofreces servicios online gratuitos. Los internautas quieren algo, un algo que puedan descargarse por la cara, algo relacionado con tu empresa o servicios profesionales, algo de valor añadido, algo original o simpático y de utilidad inmediata.
  • Tu página web no invita al visitante a que realice ninguna acción en tiempo real. No habla ni dialoga con tus potenciales clientes. Tu web debe sugerir llamadas a la acción, unas evidentes y otras más sutiles.
  • Tu sitio web no es compatible con dispositivos móviles inteligentes. Quédate con un dato: más de la mitad de las búsquedas en Google se realizan desde un smartphone. La tendencia es imparable
    Tu logotipo es infumable. Debes saber que tu logo es la cara de tu negocio. Transmite tu saber, hacer genuino y tu personalidad propia. Todas las personas salen al mundo con su mejor imagen. ¿Por qué no das importancia al logotipo de tu empresa y al mensaje central de tu negocio?.
  • Quieres monetizar, o sea ganar dinero rico con tu web a toda costa. Y metes publicidad a mansalva. Cada visitante tiene que soportar un tsunami de anuncios insoportable. Tu web no aporta tranquilidad al internauta. Con tanto reclamo publicitario y banners emergentes resulta imposible acceder con sosiego a la información básica de tu negocio. Céntrate en los objetivos comerciales de tu negocio y pon en segundo término las ganancias publicitarias.
  • Eliges fotos de calidad ínfima o muy deficiente. Son nada originales o nada tienen que ver con el catálogo de tus servicios profesionales o la oferta de tus productos. Ya sabes que una imagen vale más que mil palabras. Es un tópico típico, pero de verdad que funciona.
  • No incluyes vídeos de reproducción automática o tus audiovisuales son largos, tediosos, de producción poco cuidada o que aportan información o datos irrelevantes o farragosos. Tanto los vídeos como los podcastings han de ser breves y concisos. Ir al grano y estar bien realizados.
  • Navegar por tu web es un laberinto indescifrable. Tu web es confusa. Entrar en tu web es como entrar en la oscuridad absoluta. ¿Cómo encontrar información significativa y datos valiosos de máximo interés? ¿Dónde está la cocina? ¿Cómo llegar al salón? ¿Hay servicio? ¿Tiene dormitorio tu casa web?.
  • Tus visitantes se van porque nadie tiene claro dónde ir de modo rápido e intuitivo. ¿Has pensado alguna vez que tus formularios de contacto, registro o afiliación exigen muchos datos innecesarios y son complicados de rellenar? Pues eso, simplifica, usa la inteligencia emocional, ponte en el lugar de tus potenciales clientes.
  • Un internauta elige tu web entre miles y espera y espera y espera un tiempo insufrible hasta que no aguanta más y se va a otro sitio web de la competencia. Hoy, la velocidad de carga se mide en milisegundos. Una página web lenta no sirve para nada.
  • Mucha gente entra en las webs con la esperanza de resolver sus dudas. Y tu web no responde a sus expectativas. Tus contenidos van a lo suyo, son de relleno, no piensan para nada en lo que quiere tu cliente ideal. Tú quieres vender, los deseos íntimos de tus clientes potenciales te importan cero patatero.
  • No potencias tu presencia en internet abriendo perfiles en las redes sociales, sobre todo un canal propio en YouTube. Retén esté dato: después de Google, YouTube es el principal motor de búsqueda de internet. Ahí es nada. Otras plataformas sociales a considerar son Facebook, Twitter, Instagram, Linkedin, TikTok… la elección dependerá de tu target o público-objetivo. Y no se trata de estar por estar. Debes ser activo y cuidadoso con tus mensajes. Tu meta es conectar con más gente y aumentar tu reputación online. Que se hable de tu negocio siempre para bien.
  • Abre un blog ya mismo, no dejes tu web estéril e inactiva demasiado tiempo. En el blog puedes tratar asuntos de actualidad de tu sector que interesen a tu target. Un buen blog da vitalidad a tu pàgina web y te ofrece la posibilidad de renovar tus contenidos con regularidad. Publicar con cierta periodicidad mantiene viva tu web: dices a internet que sigues ahí, que estás en movimiento permanente, que tu web simepre tiene algo nuevo y útil que expresar o decir a tus potenciales clientes

 

Si quieres más, invierte más. Así de claro. Lo gratis tiene calidad gratis, es decir cállate y aguanta, que encima es un favor.

Hay una nueva página web que te está esperando. Asequible y a la medida de tus posibilidades y objetivos comerciales.

Si tu web es un asco, no entendemos por qué, lo tienes fácil y sencillo: tu nueva web está en ideaWeb.

Y aunque no te guste ideaWeb o no te encaje, siempre, siempre, huye de los falsos gurús del diseño y el marketing digital que ofrecen soluciones no personalizadas de todo a un euro.

Estafas con páginas web las puedes ver fácilmente, vender humo está al alcance de cualquiera. Busca siempre profesionales de prestigio y experiencia contrastada. Eres libre de elegir, pero luego no llores y asume las consecuencias de tu decisión, muévete y deja de repetir mi web es un asco.

Así de claro.