Tlfs: 91 494 45 24 - 608 408 159 - Creando paginas web desde 2001 - Diseño web, Diseño gráfico, SEO y SEM info@ideaweb.es

Diseño Web de una Tienda Online

El diseño web de tiendas online tiene algunas características singulares. Hacer una tienda online, su diseño, se trata, en última instancia, de crear interfaces amigables para que el visitante, usuario o potencial cliente llegue cuanto antes, sin interferencias de ningún tipo en su camino, al instante de la compra y el abono de la misma, en la tienda virtual. No hay más misterio en el asunto. Así de simple… y extremadamente complicado.

Itinerario probable sin compra

  1. Un internauta entra en la portada o en la página de inicio de tu tienda virtual después de haber buscado en Google.
  2. De un vistazo intenta comprender el sistema de navegación de la web, lo cual consigue a los pocos segundos.
  3. Parece que ya sabe dónde se encuentra lo que está buscando.
  4. Empieza a ver productos de su interés de un catálogo bastante completo.
  5. Elige un producto entre varios que le han llamado la atención: no se diferencian mucho unos de otros.
  6. Su mirada va de un sitio a otro: da la sensación de que se ha despistado.
  7. Ahora observa de modo un tanto laxo la etiqueta de productos relacionados con el presuntamente elegido. Curiosea: entra en otras categorías y catálogos. Por fin, incluye su producto elegido en la lista de deseos, por si acaso vueve más tarde…
  8. Regresa a Google: otra consulta, nueva lista de resultados, entra en otra tienda de comercio electrónico, se va… y así varias veces. En esta sesión no compra nada definitivamente. En otra ocasión será.

 

Consejos para un diseño web eficiente

  • Simplifica todos los menús de manera drástica. Ya no se llevan los menús de botones a lo bestia, desplegables atrevidos, demasiado caos y confusión, mucho ruido y pocas nueces. Los menús modernos se ven y se entienden a primera vista y son multifacéticos sin abrumar al visitante con una organización exhaustiva e inabarcable.
  • El menú principal no debe tener más de dos niveles, el superior dedicado a las categorías generales y el inferior a la clase de productos en sí. Es muy conveniente usar colores diferentes y llamativos para facilitar la tarea de búsqueda intuitiva de los potenciales clientes. Las categorías de primer nivel deben ser claras y genéricas: división por edades, sexos, estilos urbanos, lanzamientos nuevos, espacio para regalos, etc.
  • El diseño propuesto ha de ser responsive, esto es, compatible con dispositivos móviles. Más de la mitad de las compras online se realizan ya desde las tablets y los teléfonos móviles inteligentes
  • La página dedicada a mostrar el catálogo de productos debe incluir filtros de búsqueda sofisticados y clasificaciones por prioridades del cliente, visitante, usuario o potencial comprador. Los resultados deben guardar un orden escrupuloso y ser diáfanos (pueden presentarse en formato horizontal o vertical a conveniencia del profesional del diseño y en función de las características del producto en sí).
  •  El cajetín de búsquedas debe situarse en lugar preferente en todas las páginas de la tienda virtual.
  • Lo apropiado es que el sistema de búsquedas esté asistido y gestionado por un software guiado por IA (inteligencia artificial). Lo que se pretende con ello es predecir o anticiparse a los deseos mentales del potencial cliente. De esta manera, la IA puede realizar sugerencias tras pulsar el visitante una palabra-clave, un conjunto de caracteres o una frase significativa. El objetivo es acelerar la consulta y el proceso de compra sin distracciones innecesarias.
  • Una vez elegido un producto es el momento de conocer sus características y los detalles de la posible y más que probable transacción comercial. En este punto suelen darse el mayor número de abandonos. Según estadísticas fiables, seis de cada 10 potenciales clientes abandonan en carro de compra al enterarse de los gastos de envío y el 40 por ciento dejan el carrito al leer el tiempo que han de esperar hasta recibir los pedidos en su domicilio. Los porcentajes de frustración son más que elocuentes de que aquí hay un cuello de botella muy estrecho y de que tienes un problema gordísimo que urge resolver a la mayor brevedad posible.
  • Los detalles comerciales y las características técnicas demandan espacios propios donde se incluyan resúmenes eficaces que puedan ser asumidos en pocos segundos (no más de un minuto y algunos expertos hablan incluso de 30 segundos como máximo). Los visitantes que tienen que dedicar demasiado tiempo a buscar los detalles básicos de la transacción y las características fundamentales de un producto se irán a otra tienda casi con toda seguridad. La paciencia no es una virtud en internet. Ganar tiempo al tiempo debe ser una meta de todo buen diseño web de un establecimiento online o digital.
  • Antes de consumar una compra cualquiera, el potencial cliente quiere saber: las opciones de pago disponibles, la política de privacidad de tu empresa y las normas establecidas para devoluciones y reembolsos. No camufles esta información en ráfagas hacia el final de la compra porque el potencial comprador puede sentirse engañado o estafado.
    Ofrecer esta importante información al lado de las características del producto elegido otorga confianza extra a tu negocio: no ocultas nada, eres sincero y directo. Esta actitud se valora muy positivamente por parte de los usuarios o visitantes: no habrá sorpresas negativas después de la compra efectiva.
  • El producto tiene que ilustrarse con imágenes originales y de calidad. Si se incluye un vídeo tutorial o explicativo su duración no debería superar, salvo casos excepcionales, el minuto y medio. La ficha de producto debe incluir obligatoriamente denominación, precio y agregador inmediato al carro de compra. El resto de campos es libre, dependiendo de las necesidades que exija cada artículo concreto.
  • Todo producto tiene numerosas variantes que deben ser seleccionadas para cada potencial cliente: color, talla, tamaño, versiones… Su acceso debe ser intuitivo.
  • Otros elementos de diseño que no debes olvidar: chat en vivo y ventanas emergentes con datos o informaciones adicionales de orden secundario. Han de estar bien visibles, pero no deben activarse automáticamente para no distorsionar una experiencia de usuario satisfactoria y redonda. Para acceder a su servicio inmediato habrá que hacer clic en sus respectivas pestañas a voluntad del usuario o visitante.

Como suele decirse, el mejor diseño ni se ve ni se nota. Por lo que se refiere específicamente a una tienda virtual, el diseño óptimo debe guiar en silencio a los visitantes eliminando cualquier motivo de distracción que le impida llegar a buen puerto, es decir, a comprar un producto en tu tienda y pagarlo con una sonrisa de satisfacción en su rostro.

En ideaWeb somos especialistas en diseño, marketing online y WordPress. Si necesitas asesoramiento, estamos muy cerca de ti.

error: ¡¡ No copies, sé original !!