Tlfs: 91 494 45 24 - 608 408 159 - Creando paginas web desde 2001 - Diseño web, Diseño gráfico, SEO y SEM info@ideaweb.es

Las empresas de obras, reformas y construcción no pueden dejar de lado la web, el marketing online aunque el sector funcione aún de una manera artesanal con el boca a boca y los «conocidos», cada vez más es un importante factor si lo que se quiere es aumentar las ventas. ¿Cuál es la palabra clave para decidirse por una empresa concreta y no otra si estamos pensando en una obra menor o una reforma intergral de nuestro hogar? Todos los analistas en mercadotecnia están de acuerdo: confianza, este es el concepto que abre o cierra la puerta de nuestra casa a albañiles, pintores y fontaneros para realizar un proyecto de reforma.

Captar clientes no es fácil para las empresas de este sector tan necesario y tan competitivo. Hay que competir con firmas totalmente legalizadas y autónomos independientes además de con “pistoleros” y “chapuzas” que no cotizan ni a Hacienda ni a la Seguridad Social. Decir que la competencia es feroz y salvaje no resulta una exageración desmesurada. Créenos, a los chapuceros los conocemos muy pero que muy bien, nuestro sector abunda de ellos.

Para moverse entre una fauna y flora tan variopintas hay que destacar como sea las propias fortalezas y ganar mercado a pequeños bocados, siempre sin prisa pero tampoco sin pausa. Si te paras un instante, decenas de competidores ocuparán tu lugar. Y tu presupuesto casi apalabrado terminará en el cubo de la basura.

Las empresas de obras y reformas que quieran mantenerse a flote deben inexorablemente establece estrategias de marketing adaptadas a su negocio. A continuación ofrecemos unas líneas maestras muy útiles para iniciarse en los misterios de la mercadotecnia aplicada a estas empresas tan singulares.

Los 10 mandamientos a llevar a cabo

Ya hemos dejado meridianamente claro que el sector de obras reformas y reformas tiene unas peculiaridades muy acusadas. La confianza que media entre profesional y cliente es decisiva. Y esa confianza hay ganársela directamente vis a vis o a través de recomendaciones o referencias positivas de personas de gran reputación social en sus círculos o entornos más cercanos. Otra lección básica del sector es que el boca a boca bien planteado resulta fundamental: la confianza brota mejor cara o cara o entre personas sin intermediarios superfluos. Si eres gerente, fontanero, pintor o albañil apunta estos consejos, por favor. Te vendrán estupendamente en tu labor cotidiana.

  1. Repetimos, transmite confianza por todos tus poros. No solamente se trata de ser simpático mediante una sonrisa de oreja a oreja. Has de ser empático, ponerte en el lugar de cada potencial cliente. Hacerle presupuestos ajustados a sus necesidades. Darle alternativas sin imponer las tuyas. En este trabajo, los imprevistos reales o ficticios repecuten en el alza de los precios con el consiguiente malestar de los clientes. Esa demasía económica puede provocar una quiebra de confianza que se traslade personalmente a otra gente de tu barrio. Esa opinión negativa puede correr como un reguero de pólvora, a veces casi silenciosamente, en conversaciones privadas que van minando tu credibilidad y la de tu empresa. Si tienes palabra y la mantienes contra viento y marea, salvo si has de rectificar alguna propuesta por causas legítimas, eso se nota a la legua. Tener palabra es un conepto en apariemcia muy difuso que todo el mundo lo entiende a la primera perfectamente.
  2. Empieza por tu familia: padres hermanos, pareja, hijos, primos, suegros, cuñados, etc. Haz una selección de personas factibles de mandarles un mensaje comercial. Cada uno de tus miembros familiares tiene su entorno, que piensen en él y te faciliten una lista. Ponte una meta, por ejemplo que cada uno te facilite 20 contactos con medios para contactar con ellos. Que te digan algo sobre cada potencial contacto que lo singularice del resto: es del Madrid o del Atleti, le encantan los perros o los gatos, su sueño es escalar el Everest, algo habrá por nimio que sea que los distinga de los demás. El entorno es un concepto amplio: trabajo, estudios (colegio, instituto, universidad, academias), clubs deportivos, conocidos de aficiones comunes, tiendas donde habitualmente se compra… En cada apartado puede haber familiares, amigos, conocidos, vecinos o personas de trato ocasional a los que habrá que abordar de manera específica.
  3. Llegamos al capítulo de amistades. Comienza por los amigos íntimos y ves superando círculos hasta un límite asequible para ti. Piensa asimismo que los amigos tienen a su vez amigos que igualmente son susceptibles de contactar con éxito. En realidad todo es una cadena donde la confianza se va alimentando por grados y sensibilidades de grupo. Aunque una persona se encuentre en esa cadena imaginaria muy lejos de ti, si estáis unidos por eslabones fuertes y positivos, esa cohesión se transmitirá de forma duradera e intensa. Si tus contactos son capaces de transmitir confianza, esa confianza también será tuya a efectos comerciales. Lo cual quiere decir que debes descartar familiares, amistades o contactos en general que no atesoren ni transmitan tus propios valores. Ante la menor duda, bórralos sin pena alguna de tu lista. Ponte una meta, ¿10 contactos por amigo?
  4. Los lugares que frecuentas habitualmente son otra fuente muy importante de potenciales clientes. El bar de la esquina, tus restaurantes favoritos del barrio y otros fuera de él, las tiendas de moda, los supermercados, el banco, el gimnasio, el club deportivo, la peña de lo que sea, los colegios e institutos de tus hijos… De todas tus relaciones sociales cotidianas se pueden extraer contactos comerciales últiles. Por poner un número redondo, consigue 100 contactos.
  5. Y, por supuesto, el vecindario, los vecinos de tu edificio y de los colindantes, de la manzana, de un radio de 200 metros, tú te pones la frontera. Un dato esencial: conoce a cada portero de cada finca del entorno de tu barrio que te hayas marcado como objetivo de marketing. Si en las proximidades hay agencias inmobiliarias, oficinas de administradores de fincas y estudios de arquitectura, contacta con ellos, con todos, uno a uno. Pueden convertirse en un vivero interesante para futuros trabajos. Otro centenar de contactos sería una buena cifra.
  6. Es el capítulo de los ex-compañeros. De anteriores trabajos, de estudios, de aficiones compartidas… Gente que no ves desde hace tiempo pero con la que has compartido en el pasado instantes de convivencia memorables. No te lo vamos a poner difícil: consigue 50 contactos por este medio.
  7. No podían faltar en este análisis ni los teléfonos móviles ni las redes sociales. Su efecto multiplicador es indudable. Mira los listines del fijo, del móvil, de Twitter, de Facebook, de Instagram, de Whatsapp, de tu email… No seas demasiado exigente contigo mismo, entre 50 y 100 contactos hábiles estaría muy bien.
  8. Si has hecho tu trabajo con ilusión hasta aquí lo normal es que tengas una lista muy guapa de 300 a 500 contactos. Serán muchos o pocos en función de la estrategia de marketing que te hayas trazado. Es el momento de pensar cómo contactar con ellos y participarles de tu empresa de obras y reformas. Los métodos son múltiples, divide a tus clientes potenciales según prioridades: contacto directo quedando para tomar un café o una caña, a través de correo electrónico, por Whatsapp o mediante mensajes personales en redes sociales. No hagas envios masivos impersonales: es una táctica nefasta, huele a publicidad y a spam.
  9. Párate a pensar y elaborar un mensaje muy tuyo y que sea personalizado. Un eslogan unitario que te identinfique estaría muy bien siempre y cuando incorpores en tu mensaje un recuerdo o un detalle singular que te une a esa persona. En efecto, este proceso requiere paciencia y trabajo concienzudo. Si no puedes permitírtelo, en ideaWeb te ofrecemos soluciones ajustradas a tus necesidades particulares.
  10. Debes asegurarte de que la inmensa mayoría de personas contactadas van a difundir tu mensaje, al menos, a otras tres personas. De esta manera, el impacto real de tu marketing de proximidad alcanzará a entre 900 y 1.500 individuos bien seleccionados previamente. Si todo ha ido bien, ten por seguro que te llamarán más tarde o temprano.

 

Colaboraciones interesadas

Mira primero en tu zona de influencia inmediata los profesionales o empresas que realizan trabajos complementarios al tuyo: proveedores de artículos de fontanería y pintura, almacenes de material para la construcción, ferreterías, tiendas de muebles y electrodomésticos y establecimentos similares. Podéis tener muchos clientes en común, por esa razón no estaría de más que hablaras con ellos y estableciérais relaciones de colaboración, con o sin interés económico por medio. El intercambio podría ser mediante comisiones sobre facturación, cuotas fijas mensuales o simplemente recoméndándose mutuamente a potenciales clientes. Es otra vía que no debes dejar de explorar. Suele rendir beneficios tangibles a medio plazo.

 

Otras acciones

  1. Inscríbete ahora mismo en buscadores especializados para empresas de obras y reformas. Te damos algunas opciones: Comparadordeobrasyreformas, Planreforma, Tucomparadordereformas, Cronoshare, Vipreformas, Deobrasyreformas, Habitissimo y Houzz.
  2. Si no la tienes, hazte una sencilla página web ya. Incluye tus servicios, buenas fotografías, tus datos de contacto profesionales o los de tu empresa y testimonios positivos de clientes antiguos con imágenes de los trabajos realizados (el antes, los avances diarios y la obra flamantemente terminada). Tampoco estaría de más escribir un atractivo blog con contenidos de calidad donde dieras cuenta de las últimas tendencias en tu sector.
  3. Cada cierto tiempo, para decir aquí estoy yo, realiza campañas con ofertas y promociones que te puedas permitir.
  4. Piensa si te ves con capacidad financiera suficiente para elaborar una estrategia global de publicidad pagada utilizando la herramienta Google Adwords. Sopesa la posibilidad de insertar espacios publicitarios en boletines, radios y cadenas de televisión de ámbito local o municipal y en revistas especializadas de tu sector de actividad.
  5. Buzonea y reparte periódicamente folletos y tarjetas de visita en mercados y centros comerciales. En este capítulo piensa también en confeccionar merchandising personalizado con el nombre de tu empresa o marca: mecheros, calendarios, agendas, bolígrafos…. Es una manera sutil de acompañar al potencial cliente en su día a día: la necesidad de una obra en su hogar le puede surgir en cualquier momento.
  6. No olvides las clásicas Páginas Amarillas y la alternativa de anuncios gratuitos en bastantes sitios de internet.
  7. Google My Business: es la tendencia más actual que existe. Ábrete cuenta cuanto antes mejor.

 

Ferias y asociaciones

Te sugerimos algunas ferias y asociaciones de tu sector de la obra, la reforma y la construcción, que podrían ser de tu máximo interés personal y comercial.

 

Pues nada más, hasta aquí hemos llegado para que tú llegues lo más lejos posible. Si precisas consultoría en diseño web o diseño gráfico, piensa en ideaWeb. Despejamos dudas y ofrecemos soluciones web adaptadas a tus necesidades.