Tlfs: 91 494 45 24 - 608 408 159 - Creando paginas web desde 2001 - Diseño web, Diseño gráfico, SEO y SEM info@ideaweb.es

Apunta esta palabra en tu agenda mental de cosas muy importantes: neurodiseño. Cualquier diseñador web, aunque no sea excesivamente ducho en la materia como tal, aplica este concepto de manera intuitiva.

Y es que, lo queramos o no, vivimos inmersos en la cultura o civilización neuro-, neuromarketing, neuroeconomía, neurodiseño y un largo etcétera de neuroprácticas y neuroideas que abarcan toda nuestra vida. Y cada vez más.

Diseño, emociones y sentimientos…

Parece un contrasentido pero no lo es. Milisegundos antes de tomar una decisión, nuestras emociones y sentimientos se han adelantado a nuestra capacidad de razonar. Queremos creer que hemos tomado la alternativa correcta después de sopesar racionalmente los pros y los contras. No te lo creas. Nuestras emociones han pensado por nosotros sin habernos dado cuenta de ello. Lo dice la ciencia más avanzada.

A través de un diseño web bien elaborado debemos llegar a saber lo que piensan nuestros potenciales clientes, esto es, a conocer como sienten y se emocionan. Como sienten y cómo somos capaces de influir amablemente en sus emociones para ofrecerles lo que quieren, queriendo lo que nosotros podemos darles.

Ve a por tu audiencia web

Para resolver esa ecuación aparentemente compleja deberemos tener en cuenta algunos efectos fundamentales para incidir positivamente en nuestro target, eliminando sesgos o actitudes ímplicitas o subliminales que puedan afectar el objetivo de ganarnos la confianza de los potenciales clientes o de producir mediante mensajes inapropiados la huida a la competencia de los clientes ya consolidados.

Posicionarse en el ciberespacio no es fácil. Los datos son abrumadores: más de 1.300 millones de websites aunque algo menos de 200 millones activas; cada minuto se registran 70 dominios nuevos y salen al mercado a competir 600 páginas webs de nuevo diseño. Estas cifras son mareantes. No es baladí pensar con muuucho detenimiento cómo hacer de mi web un sitio atractivo y original.

Tendencias diseño web para 2021

Vamos a hablar de las tendencias intangibles en diseño web que durante 2021 se abrirán paso en todo el mundo.

  1. Efecto BE OK. Un diseño eficiente debe apelar a las emociones, ir directo al corazón y provocar belleza instantánea. Dicho de otra forma mucho más gráfica: crear sinestesias múltiples donde los sentidos se vuelvan locos de alegría y sean capaces de percibir sensaciones que no les corresponden, así, comer con los ojos, tocar el cielo, saborear la felicidad, oler el peligro y ver en la oscuridad. Estar a gusto es una metáfora de sentir sin palabras, inmediata y extremadamente placentera.
  2. Efecto CLOUD FOREVER. Esta tendencia se abre paso a velocidad de vértigo. Es muy simple, computar en la nube. Hace tu web tan ligera como el viento, evitas pérdidas de datos almacenándolas en lugar seguro y no sobrecargas tu página. Las opciones para elegir son de lujo: Microsoft Azure, Amazon Web Services, Google Cloud…
  3. Efecto PROGRESSIVE. Utiliza la ultramoderna tecnología PWA para webs (es similar a las aplicaciones nativas pensadas para los teléfonos móviles). Sus prinicipales ventajas son: funcionan offline sin descarga ni conexión; las actualizaciones se realizan de forma automática, y mejoran considerablemente la productividad. Usan este efecto tan práctico, entre otras firmas de renombre, las plataformas de Amazon, Twitter, Android e iOS.
  4. Efecto NEVER STOP. Resulta esencial que una web bien pensada inicite al movimiento constante, a la curiosidad insaciable del visitante. La combinación de textos e imágenes debe ser equilibrada y armónica, intuitiva pero con sorpresas agradables que despierten el apetito psicológico del visitante. La buena intuición está radicalmente reñida con lo consabido y previsible. En la vida todo es movimiento desde el big bang precursor, por tanto, la vida es puro fluir. Una web fija e intelectual en exceso mata la creatividad y la curiosidad de un visitante moderno y actualizado. Donde pone moderno di, si así lo deseas, posmoderno o cualquier pos- singular de reciente aparición en el movimiento incesante de vivir a tope.
  5. Efecto I WANT. Entre estar a gusto y querer hay bastantes matices y sutilezas. Digamos que yo quiero cuando previamente he llegado a un estado de estar a gusto muy placentero. En el querer han aflorado ya sentimientos de fondo; las emociones han madurado y cristalizado en sentires profundos y con raíces más asentadas. Los impulsos emocionales se han vuelto compañeros de viaje: el cliente ocasional se ha transformado en fiel cliente, se ha identificado con una marca, con un know how, contigo, en suma.
  6. Efecto DARKNESS. Se han puesto de moda los interfaces oscuros relegando los fondos blancos clásicos a una situación secundaria. Y tiene su razón de ser. Los móviles ahorran energía y alargan la vida útil de las baterías al necesitar menos píxeles para funcionar y, dato de especial relevancia, la oscuridad es mejor para la vista que las texturas blancas y/o brillantes. Este efecto ya lo integran en su software YouTube, Whatsapp y Facebook.
  7. Efecto YOU AND ME. Estamos ante un aspecto básico de la excelencia de un diseño web de máxima calidad. Hace referencia a la interactividad entre la página y el visitante. La web debe invitar a un diálogo intuituvo e inmediato con el visitante. Si esa conversación no se produce el ratón desvaría y su viaje se convierte en deambular sin meta: no hay interacción entre lo que se ofrece y lo que se busca. Ese viaje errático lo delatan las miradas y los pasos de sonámbulo del ratón. Y se pueden medir para verificar el impacto negativo o positivo de una página web bien diseñada.
  8. Efecto FAKE GOOD. “Cada día, alrededor de 50.000 webs son hackeadas.” Todo diseño web que no contemple medidas de ciberseguridad será un mal diseño. ¿Conoces la tecnología VPN? La descubrimos para ti en plan telegráfico: es una red virtual con datos de acceso cifrados, que no deja huellas visibles. Con VPN navegas de incógnito con una IP falsa.
  9. Efecto LIVE IN BLUE. ¿Percibir o intuir? El dilema está servido desde los albores del marketing emocional. Lo que sí sabemos por numerosos estudios neurológicos es que el color azul invita a vivir más deprisa, a querer vivir a toda costa, a vivir rabiosamente el presente. La vida se acelera y se llena de gozo cuando vivimos en azul. No sabemos por completo por qué sucede de esta manera, pero sabemos que sucede realmente. Por tanto, un sabio y ponderado uso de toda la gama de azules puede influir en el ambiente acogedor de una página web atractiva. No es un dato baladí: la ciencia avala nuestra preferencia emocional por el azul.
  10. Efecto VIRTUAL IS TRUE. Toda web con personalidad propia debe incitar a sus visitantes a dejar los problemas y penurias existenciales nada más entrar en la página. Incitar sin obligar, incitar como sugerencia subliminal, por supuesto. Esa sugerencia va implícita en cada concepto de diseño, de neurodiseño si así lo preferimos. Dejar la realidad real a veces cuesta mucho. Hacer tabula rasa de lo real y olvidarse de la realidad a veces no resulta fácil. Si el diseño web consigue atrapar al visitante y borrar sus resistencias orgánicas es que la web cumple con los requisitos ideales de una página excelente. Lo virtual debe convertirse con transiciones emocionales invisibles en la verdad natural del futuro cliente. ¿Difícil? Nadie dice que sea fácil: para eso están los buenos profesionales.
  11. Efecto BOT/VOICE. Nos referimos a la inteligiencia artificial y los denominados chatbots (o bots a secas), que son simuladores de conversaciones virtuales mediante dispositivos de voz y teclado. Permiten a tu website estar abierta para todos los visitantes las 24 horas del día y los 365 días de año.
  12. Efecto THE OTHERS. Este efecto tiene una extraordinaria importancia: es un intangible que puede dar al traste con la web más guay del mundo. Se refiere al inconsciente colectivo, a la empatía social, a la sensibilidad interpersonal. La confusión entre libertad y libertinaje está de plena actualidad: no hay fronteras claras. Nuestra presunta libertad puede herir sensibilidades muy dispares. Hay que estar atentos a qué decimos, qué expresamos con la cara y qué gestos corporales adoptamos involuntariamente. Debemos aprender a mirar con estilo y a dejarnos mirar con elegancia. Huyamos de las miradas que enjuician o crean estereotipos exclusivistas. La empatía hay que trabajarla. Podemos ofender a nuestro target sin voluntad de hacerlo. Género, racismo, culturas étnicas, creencias religiosas… ¡Cuidado con el mensaje y la polisemia de las imágenes! ¡Cuidemos nuestra empatía social y sometamos a crítica nuestros prejuicios más secretos! En ocasiones, una web, en apariencia inocua, transmite la ideología privada del diseñador o de su propietario. Mala web es esa. Si los otros (cualquier tribu, cualquier minoría, cualquier otro) se siente ofendido por nuestro mensaje, hay que cambiar ya de web. Por el contrario, si la sonrisa aflora de modo espontáneo, vamos por buen camino.
  13. Efecto ECODESIGN. Este efecto ecológico incluye cuatro conceptos-clave: vida, sencillez, naturaleza y tocar. Huye, corre, aléjate, repudia, ni te acerques a las formas geométricas. Dan una idea de abstracción mórbida, de una quietud desesperante, de una frialdad estremecedora. Incluye imágenes o metáforas que apelen a la vida en todas sus facetas. Que el mensaje no sea ambivalente o críptico. Sé simple, sé directo, sé transparente, invita con tu conducta y actitud a la amistad sincera. Acude a la naturaleza en todas sus versiones de belleza salvaje: vende vitalismo en cada detalle de lo que ofreces: un servicio profesional, un producto, un saber hacer peculiar. Si se puede tocar lo que la web ofrece, hemos entrado casi en la intimidad del futuro cliente: lo que quiere tocarse ya es penetrar en la mente del otro, en su propuesta, querer más… Algunos científicos sostienen que las manos son el órgano más evolucionado del ser humano. ¡Por encima del cerebro! Es una metáfora, claro, pero a través del tacto de las yemas de los dedos, amamos, recorremos geografías sentimentales, conocemos texturas, acariciamos, sentimos placer, odiamos, pegamos, hacemos violencia… Pensemos en un mundo donde tocar fuera una quimera. ¿Ya? Pues eso.
  14. Efecto doble WPO + LAZYLOAD. Abordamos un apartado eminentemente técnico. No obstante, su importancia puede ser decisiva en el diseño de una página web eficaz y rentable. ¿Cómo de rápido carga tu web o blog? ¿Carga a lo loco sin un algoritmo eficiente que vaya dando instrucciones selectivas para no saturar la página de órdenes contradictorias que ralenticen hasta la desesperación la espera del visitante? Las elecciones adecuadas de la velocidad de carga y un sistema híbrido de caché y cargas selectivas harán de tu web una experiencia dinámica y una aventura virtual de secuencias progresivas en tiempo real (la web te lleva donde tú quieres a la velocidad de tu mirada). Si debes esperar a que cargue la web como esperas pacientemente al siguiente metro o bus, huye de la página a zancadas kilométricas. A esa velocidad tan lenta, la competencia ya te ha quitado cientos, miles de clics. Piensa en ello porque en ello te va el éxito.
  15. Efecto doble HOVER + SURPRISE. Una web que se precie de un buen diseño debe dar la sensación de que más que navergar por ella flotamos por sus textos, imágenes, texturas, colores y mensajes. Debe acariciarnos como una experiencia multidimensional apelando a nuestras emociones más recónditas con guiños imperceptibles, seduciendo sin que se note. El viaje por una página web ha de ser original y liviano, ligero como la brisa del mar. Mientras el visitante flote a su antojo, es nuestro y el dueño de la web será del visitante de modo visceral y natural. Ese flotar entre nubes de algodón debe ser administrado con rigor y sabiduría. Las sorpresas han de aparecer constantemente en el camino virtual para que la aventura no decaiga. Regalar sorpresas es la sal de la vida, también de una web con atractivo suficiente para no adormecer a los visitantes. Eso sí, hay que saber dosificar las sorpresas a un ritmo adecuado. El justo medio aristotélico parece la mejor opción, ni muchos pocos ni pocos muchos; dicho a lo coloquial, en el buen sentido está la solución pertinente.
  16. Efecto LOOK AND SEE. Si quieres ir al grano y no andarte con rodeos esta solución lleva tu nombre. Es una tendencia que va tomando cuerpo y ganando adeptos de manera sostenida: todo en una sola página, reduces la inversión y aumentas la rapidez de carga. Mirar, ver y… ¿negocio seguro?
  17. Efecto MOBILE ONE. Salta a la vista, ¿verdad que sí? Si estrenas web y no puedes bajarte su app al móvil, tu estreno es a medias, con sabor agridulce (casi huele a fracaso). Los teléfonos móviles son el mass media con mayor tasa de crecimiento de visitas en internet. Algún día, viviremos totalmente en internet. Sin el móvil no somos nadie. Por ello, es imprescindible que todo diseño web 2021 incluya, como mínimo, tecnología AMP de código abierto adaptable al uso de los teléfonos móviles. Bajo ningún concepto ahorres en esta tecnología puntera absolutamente necesaria. Si ahora mismo crees que no la precisa tu negocio, piensa que a la vuelta de la esquina la echarás en falta. Haznos caso, que tu web incluya app descargable para móviles. Recuerda, Mobile One Effect.
  18. Efecto NICE BIG DATA. Esta tendencia de diseño web también es obvia aunque un paseo crítico por la websfera nos muestra ejemplos del horror estético y pragmático de innumerables páginas web que pueblan internet en este mismo instante. El mal gusto abunda; también los vendedores de humo. Los datos que introduzcamos en nuestra web han de ser significativos, breves, concisos y llamativos. Bellos o bonitos, en suma. Deben invitar a comprar o, al menos, a contactar con nosotros para requerir información más detallada del producto o servicio que ofertamos. Y algo que de tan evidente en demasiadas ocasiones nadie ve: lo más importante exige amplitud, gradiosidad no exenta de elegancia y estilismo fino. Lo grande siempre se ve. Seamos generosos con lo importante. No seamos tímidos con lo que importa. Más allá de sugerencias, seducciones, psicologías ad hoc y técnicas de mercadotecnia exquistas, yo, tú, ella, nosotros, vosotras y ellos y ellas, queremos vender, vender al mejor precio, que el cliente vuelva, que se corra la voz… Si todo ello lo consigue tu/nuestra página, la web ha sido bien diseñada. Datos en grande para que se vean mejor que bien tus mensajes y Big data para conocer por dentro al dedillo las conductas de compra, y hasta casi sus pensamientos más íntimos, de tus visitantes.
  19. Efecto OOPS! ¡Uy! Con alegría, todo se lleva a las mil maravillas. ¿Has oído hablar de la tecnología Motion UI? Sirve para realizar animaciones personalizadas. Y es de código abierto. Están ideadas para web en movimiento permanente, consiguiendo interacciones más intensas e intuitivas. Llaman la atención de modo arrollador y suscitan emociones muy diversas.

 

Si sigues las pautas aquí reseñadas, estarás en el buen camino hacia una web rentable, eficiente y moderna (¿posmoderna?). Piensa que un diseño web que tenga en cuenta conceptos, aún en desarrollo bien es cierto, de neurodesign será una baza de calidad no desdeñable en el nuevo proyecto de tu web o en la renovación de la que ya tienes operativa. Hemos obviado decenas de efectos igualmente importantes a tener en consideración, pero los que hemos incluido, a nuestro entender que todo es opinable, marcarán tendencia en 2021. En 2022 haremos nuevo balance.