Tlfs: 91 494 45 24 - 608 408 159 - Creando paginas web desde 2001 - Diseño web, Diseño gráfico, SEO y SEM info@ideaweb.es

Vale, estás aquí para saber como diseñar una página web, o quieres saber más sobre diseño de una web o no sabes como hacerlo. Pues vamos a intentar orientarte en los principios que debes seguir.

Definiendo con realismo tus metas comerciales, sabiendo lo que quieren tus potenciales clientes y ofreciendo un producto, servicio o contenido que conecte con naturalidad tus objetivos con los deseos de tu target. Si eres diseñador web o no lo eres hay diferencias, se supone que si eres profesional que llevas diseñando webs un tiempo ya habrás aprendido algo.

Si eres de los buenos diseñadores (ese pequeño porcentaje que realmente es diseñador nato), no un colocador, eso lo hace cualquiera, un maquetador web profesional que diseña bonito y tiene técnica, gusto, creatividad y entrega buen diseño, quizá este post se te quede pequeño, pero, siempre se puede aprender o recordar algo que tenías olvidado en tu camino de diseños.

Así de fácil. Cualquiera coloca un texto.

Así de difícil. No todo el mundo diseña una interfaz.

 

Elementos básicos de un diseño web

Esos son los tres elementos básicos para lanzarse al diseño de un sitio web:

  • Objetivos propios
  • Nicho de mercado/audiencia
  • Producto o servicio profesional

Hoy en día una página web es un bien de primerísima necesidad. Ten en cuenta estos tres principios al inicio y todo irá sobre ruedas.

 

Todos buscamos información en internet.

Antes de comprar, consultamos, miramos y comparamos calidades y precios online.

Si quieres vender y ser alguien en el mundo comercial, debes hacerte ya una página web en condiciones.

¿Por dónde empezar?

¿Qué hacer?

¿Cómo?

Te lo explicamos con brevedad.

 

Tus metas, tus objetivos, tus propósitos

Llámalo como mejor te suene,

Lo primero es definir los objetivos de tu nuevo sitio web.

Cada meta tiene una solución concreta. Hazte algunas preguntas primero…

¿Solo deseas una presentación corporativa de tu empresa?
¿Quieres atraer visitantes y potenciales clientes?
¿Estás pensando en abrir una tienda virtual de comercio electrónico de productos comerciales, servicios profesionales o contenidos digitales?
¿Tu negocio es un portal de noticias?
¿Tienes en mente un blog académico, de sugerencias o artículos de opinión en general?
¿Tu actividad es la creación y organización de eventos?
¿Deseas combinar varias facetas comerciales complementarias?

Contesta con brevedad.

Tus respuestas marcarán el rumbo de tu página web.

 

Con estilo propio serás alguien en la vida

Antes de empezar el diseño de tu web seguro que te encuentras en una de estas tres situaciones:

  1. Con negocio y sin página web. Ya estás perdiendo el tren.
  2. Con negocio abierto pero con un sitio web deficiente. Si a veces tú no te das cuenta, pero tu página web es un asco.
  3. Sin negocio y sin web pero con ganas de comerte el mundo. Necesitas una web ya, puedes empezar online y si va bien te buscas un almacén o una tienda física.

 

Lo primero es crear o redefinir un logotipo de tu empresa.

Si tu imagen de marca es convincente y atractiva, ella por si sola dará el tono y estilo de tu nueva página web. Si no tienes logotipo o realmente da pena verlo debes tomar una decisión, ya, un logotipo con buen diseño.

Ese estilo único y original debe plasmarse en diferentes tipos de opciones:

Landing page: una página de aterrizaje para promocionar un producto o servicio específicos
Comercio electrónico: webs especiales para vender productos en línea
Página web corporativa: con página de inicio, secciones, apartados y blog
One Page: todo concentrado en una sola página
One Page visual: destacan los carruseles de imágenes y contenidos en vídeo y/o audio, incluyendo las infografías y animaciones.

 

Papel, lápiz y sitemap

Ahora no te compliques la vida.

Avanza poco a poco.

Ya has definido unos objetivos y tienes un estilo propio.

Tienes más que bastante.

Coge un papel en blanco y un lápiz, rotulador o boli.

Ponte cómodo.

 

Es el momento de hacer un mapa del sitio web.

¿Cómo lo ves? Dibuja la jerarquía del contenido, esa arquitectura inicial es importantísima.

Crea menús, secciones y apartados.

Tal cual.

A lo bruto.

Ve refinando según lo vayas teniendo claro. Trabájalo y serás recompensado con una página web potente.

 

La llave de tus sueños

Tienes producto que vender.

Sabes en qué nicho de mercado estás. Y conoces bien a tu audiencia.

¿Cómo se expresa tu público-objetivo?

¿Qué lenguaje utiliza para encontrarte?

Ahora hablamos de keywords o palabras-clave.

Debes utilizar keywords en tus contenidos que conecten o comuniquen directamente con la forma de expresarse de tu target. Pero sin abusar no hagas keyword Stuffing.

Si hablas el mismo idioma que tus clientes potenciales, ya tienes mucho ganado.

 

Contenidos: arquitectura y estructura de la información

Ya conoces el lenguaje propio de tu público-objetivo.

No escribas por escribir ni por rellenar espacios a la ligera.

Crea contenidos útiles, significativos y de calidad.

Deja la portada o página de inicio para el final: es el resumen de todo, la primera imagen de tu negocio.

Piensa cada detalle.

 

Dale alegría a tu web

Ilustra y embellece tu nueva página web.

La estética es fundamental.

Incluye vídeos, posts de audio, imágenes, infografías y animaciones.

Si es posible, siempre tuyas, siempre originales.

 

Ofrece noticias e informaciones de máximo interés

Que tengan utilidad inmediata.

Que resuelvan dudas.

Y que aporten soluciones prácticas.

Para ello será imprescindible que abras un blog dentro de tu sitio web pensando en palabras-clave y optimización SEO para tus contenidos.

De esta manera, Google y los principales buscadores tendrán en cuenta tus contenidos de calidad y aparecerán en los primeros resultados de las consultas realizadas por tus clientes potenciales.

Actualiza con regularidad tus noticias e informaciones de interés comercial.

 

Date a conocer dando lo mejor de ti

Difunde tu web por todos los medios a tu alcance:

En tu papelería o imprenta convencional.
Por campañas de email marketing.
A través de las redes sociales.

Combina estrategias de marketing offline tradicional y de marketing online o digital.

Un profesional te puede ayudar más que mucho.

Las tareas que tienes por delante son complejas y muy técnicas.

Pon un experto en tu empresa.
Tu negocio te lo agradecerá toda la vida.

Y si no te atreves a hacer tu propia página web, busca diseñadores web profesionales, los que dedican su vida profesional a esto, cuidado con los impostores…